Hoja parroquial

 

 

 

 

 

 

 

Domingo de Ramos

Ciclo C 14-04-2019

Semana grande la que ahora comienza. El pueblo cristiano se dispone a celebrar solemnemente los misterios centrales de nuestra fe: Pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. La piedad popular que se fue forjando a lo largo de los siglos vuelve a sacar a la calle de pueblos y ciudades aquellas imágenes que recuerdan momentos tan decisivos en la vida del Señor y de quienes permanecieron fieles a su lado. 

Son representaciones que encierran una enorme fuerza expresiva y, en ocasiones, reflejen un nivel artístico excepcional. Por ello no es de extrañar que en su contemplación el corazón de muchos se sienta removido y con el paso del tiempo esas escenas hayan calado profundamente en la cultura de nuestro pueblo.

¿Podemos permanecer impasibles ante los episodios que encierra la pasión del Señor, las injusticias cometidas con el Justo en los tribunales, el trato despreciativo e irreverente que va in crescendohasta el momento de la crucifixión? 

Si permanecemos como meros espectadores, lo más probable será que interpretemos lo acaecido como simple acontecimiento de una época ya lejana y atribuyamos la culpa de tan doloroso evento a los ejecutores materiales de aquellos castigos, sin embargo, sabemos –nos lo enseña abiertamente la Escritura- que ese es el precio que Jesús paga por nuestros desórdenes. El mismo Jesús es quien libremente echa sobre sí los pecados de la humanidad, para abrirnos las puertas de la salvación. Él, que no conoció pecado, se hizo pecado por nosotros,siendo totalmente inocente, cargo con la responsabilidad de todos. 

Se ha escrito que querríamos ser santos, crucificados… pero con flores, pobres sin faltarnos lo que deseamos, virtuosos sin sacrificios y eso… ¡eso no puede ser!. Ir a la gloria de la resurrección, a la vida eterna sin pasar por la calle de la amargura o por el calvario que pasó el propio Cristo es una quimera. Para llegar a la Luz hay que transitar cono el peso de la cruz tal como reza el conocido adagio latino: Per crucem ad lucem. 

Pongamos nuestra mirada en el Señor: Tras la decisión de quedarse en la Eucaristía, experimentar la angustia frente a la muerte inminente, ser entregado a las autoridades que buscan deshacerse de Él y soportar todo tipo de afrentas ¿qué más cabe? ¿No descubriremos que la única razón es el amor que nos profesa? Pidamos que nos desvele sus profundas motivaciones y así encontremos el sentido a las contrariedades, humillaciones y agravios que podamos sufrir.

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Lectura del libro de Isaías (50, 4-7)

El Señor Dios me ha dado una lengua de discípulo; para saber decir al abatido una palabra de aliento.

Cada mañana me espabila el oído, para que escuche como los discípulos.

El Señor Dios me abrió el oído; yo no resistí ni me eché atrás. Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no escondí el rostro ante ultrajes ni salivazos.

El Señor me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado.

Palabra de Dios.

 

Salmo:Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

Al verme, se burlan de mí, hacen visajes, menean la cabeza:

Acudió al Señor, que lo ponga a salvo; que lo libre si tanto lo quiere.R/.

 

Me acorrala una jauría de mastines, me cerca una banda de malhechores; 

me taladran las manos y los pies, puedo contar mis huesos. R/.

 

Se reparten mi ropa, echan a suertes mi túnica. 

Pero tú, Señor, no te quedes lejos;

fuerza mía, ven corriendo a ayudarme.R/.

 

Contaré tu fama a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabaré. 

Los que teméis al Señor, alabadlo; linaje de Jacob, glorificadlo; 

temedlo, linaje de Israel.R/.

 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses (2, 6-11)

Cristo Jesús, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios; al contrario, se despojó de si mismo tomando la condición de esclavo, hecho semejante a los hombres.

Y así, reconocido como hombre por su presencia, se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz.

Por eso Dios lo exaltó sobre todo y le concedió el Nombre-sobre-todo-nombre; de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.

Palabra de Dios

 

Lectura del santo Evangelio según san Lucas (23, 1-49)

En aquel tiempo, los ancianos del pueblo, con los jefes de los sacerdotes y los escribas llevaron a Jesús a presencia de Pilato.

C.Y se pusieron a acusarlo diciendo

S.Hemos encontrado que este anda amotinando a nuestra nación, y oponiéndose a que se paguen tributos al César, y diciendo que él es el Mesías rey.

C.Pilatos le preguntó: 

S.¿Eres tú el rey de los judíos?.

C.Él le responde:

+Tú lo dices.

C. Pilato dijo a los sumos sacerdotes y a la gente:

S.No encuentro ninguna culpa en este hombre.

C.Toda la muchedumbre que había concurrido a este espectáculo, al ver las cosas que habían ocurrido, se volvía dándose golpes de pecho.

Todos sus conocidos y las mujeres que lo habían seguido desde Galilea se mantenían a distancia, viendo todo esto.

C.Pero ellos insistían con más fuerza, diciendo:

S.Solivianta al pueblo enseñando por toda Judea, desde que comenzó en Galilea hasta llegar aquí.

C.Pilato, al oírlo, preguntó si el hombre era galileo; y, al enterarse de que era de la jurisdicción de Herodes, que estaba precisamente en Jerusalén por aquellos días, se lo remitió.

C.Herodes, al ver a Jesús, se puso muy contento, pues hacía bastante tiempo que deseaba verlo, porque oía hablar de él y esperaba verle hacer algún milagro. Le hacía muchas preguntas con abundante verborrea; pero él no le contestó nada. Estaban allí los sumos sacerdotes y los escribas acusándolo con ahínco.

Herodes, con sus soldados, lo trató con desprecio y, después de burlarse de él, poniéndole una vestidura blanca, se lo remitió a Pilato. Aquel mismo día se hicieron amigos Herodes y Pilato, porque antes estaban enemistados entre si.

C.Pilato, después de convocar a los sumos sacerdotes, a los magistrados y al pueblo, les dijo:

S.Me habéis traído a este hombre como agitador del pueblo; y resulta que yo lo he interrogado delante de vosotros y no he encontrado en este hombre ninguna de las culpas de que lo acusáis; pero tampoco Herodes, porque nos lo ha devuelto: ya veis que no ha hecho nada digno de muerte. Así que le daré un escarmiento y lo soltaré.

C.Ellos vociferaron en masa:

S.¡Quita de en medio a ese! Suéltanos a Barrabás.

C.Este había sido metido en la cárcel por una revuelta acaecida en la ciudad y un homicidio.

Pilato volvió a dirigirles la palabra queriendo soltar a Jesús, pero ellos seguían gritando:

S.¡Crucifícalo, crucifícalo!.

C.Por tercera vez les dijo:

S.Pues ¿qué mal ha hecho este? No he encontrado en él ninguna culpa que merezca la muerte. Así que le daré un escarmiento y lo soltaré.

C.Pero ellos se le echaban encima, pidiendo a gritos que lo crucificara; e iba creciendo su griterío.

Pilato entonces sentenció que se realizara lo que pedían: soltó al que le reclamaban (al que había metido en la cárcel por revuelta y homicidio), y a Jesús se lo entregó a su voluntad.

C.Mientras lo conducían, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, que volvía del campo, y le cargaron la cruz, para que la llevase detrás de Jesús.

Lo seguía un gran gentío del pueblo, y de mujeres que se golpeaban el pecho y lanzaban lamentos por él.

Jesús se volvió hacia ellas y les dijo:

+Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos, porque mirad que vienen días en los que dirán: ‘Bienaventuradas las estériles y los vientres que no han dado a luz y los pechos que no han criado’. Entonces empezarán a decirles a los montes: “Caed sobre nosotros”, y a las colinas: ’Cubridnos’; porque, si esto hacen con el leño verde, ¿qué harán con el seco?.

C.Conducían también a otros dos malhechores para ajusticiarlos con él.

C.Y cuando llegaron al lugar llamado ‘La Calavera’, lo crucificaron allí, a él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.

Jesús decía:

+ Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

C.Hicieron lotes con sus ropas y los echaron a suerte.

El pueblo estaba mirando, pero los magistrados le hacían muecas diciendo:

S.A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido.

C.Se burlaban de él también los soldados, que se acercaban y le ofrecían vinagre, diciendo:

S.Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.

C.Había también por encima de él un letrero: Este es el rey de los judíos.

C. Uno de los malhechores crucificados lo insultaba diciendo:

S.¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros.

C.Pero el otro, respondiéndole e increpándolo, le decía:

S.¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en la misma condena? Nosotros, en verdad, lo estamos justamente, porque recibimos el justo pago de lo que hicimos; en cambio, este no ha hecho nada.

C.Y decía:

S.Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino.

C.Jesús le dijo:

+En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso.

C.Era ya como la hora sexta, y vinieron las tinieblas sobre toda la tierra, hasta la hora nona, porque se oscureció el sol. El velo del templo se rasgó por medio. Y Jesús, clamando con voz potente, dijo:

+Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.

C.Y, dicho esto, expiró.

El centurión, al ver lo ocurrido, daba gloria a Dios diciendo:

S.Realmente, este hombre era justo.

Palabra del Señor

 


                                                                                                                              

 

 

 

 

VIRGEN DE LA ESPERANZA. Como todos los años, el lunes santo se celebrará la procesión de la Virgen de la Esperanza a las 20.30 hs. Previamente, tendrá lugar la SantaMisade la Cofradía (19.00 hs) a la que además de cofrades y fieles en general asistirán las autoridades de la Armada Española, con sede en Ferrol. Al final de la procesión los miembros de la Armada cantarán con todos los asistentes la Salve marinera.​

 

 

 

 

 

CONGRESO DE LAICOS. El pasado jueves se han constituidos tres grupos de trabajo para efectuar las tareas correspondientes a la etapa previa al congreso que tendrá lugar en febrero del próximo año. Quienes deseen tomar parte en esas tareas todavía pueden anotarse en la parroquia. Pronto daremos a conocer los horarios y lugares de reunión a fin de que los interesados, si no lo han conocido por otra vía, puedan optar por el grupo que mejor coincida con sus preferencias de lugar y horario

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SEMANA SANTA: Entramos ya en la semana grandeen que celebramos los misterios centrales de nuestra fe. Es evidente que no siempre resulta posible participar en los oficios religiosos que tienen lugar en jueves y viernes santos o incluso en las procesiones que tienen lugar durante ese tiempo. En realidad tampoco la Iglesia nos indica que se traten de prácticas moralmente obligatorias. Con todo constituyen una hermosa manifestación de nuestra fe, son expresión de una sincera y rica piedad popular, que nos pueden ayudar personalmente a vivir con profundidad la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

Al margen de los actos oficiales, cualquiera puede tomar en sus manos los evangelios e ir leyendo los pasajes que se refieren a la pasión o vivir la práctica del viacrucis o simplemente reviviendo algunas de esas escenas que se han grabado particularmente en nuestro corazón. Lo que importa es procurar que dentro de nosotros se produzca ese cambio interior que nos conduce a una vida renovadaconscientes de que hemos optado por ser fieles al que ha resucitado. Y si tenemos posibilidades de tomar parte en los oficios religiosos y en las procesiones… ¡mejor que mejor!